lunes, 3 de septiembre de 2007

Reflexión sin título de Otro amigo que viaja...!

Esta madrugada desperté a las 5 un tanto aburrido. De esos días en que me levanto temprano porque me acuesto temprano (como cuatro horas antes). Al levantarme escribí algo sobre lo cansado que estaba de la rutina y el silencio. Diciendo que la repetida cotidianidad agotaba el paladar. Rutina y silencio que producían una ansiedad insaciable. El porqué lo decía era talvez fruto de muchas cosas que ahora no vale la pena mencionar. La parte final decía:

“Hay días en que sentirse vivo arde y el silencio carcome tus ansias; y el silencio es muerte, y preguntas al silencio y, aún así, él no te lleva. Vida, silencio y muerte. Hay días en que entre estar muerto y estar vivo no existe alguna diferencia”.

En ese momento más que triste estaba enojado. Pero ahora ya ni sé.

¿Por qué? Porque hoy se fue otro amigo. Todo el mundo tiene a un amigo bajito al cual llaman “enano” y, hace casi un año, se fue el más querido de todos. Ahora rato estaba leyendo lo que escribí tras su viaje a “las Minas del Cielo de los Enanos”. Era una reflexión que contradecía en buena parte a lo escrito por mí esta mañana. Y ahora que lo leo, recordando que hoy se va otro compadrito, ya ni sé qué pensar.

Hoy se fue el “Gringo”. David llevaba ya largo tiempo viviendo en Cali y por ello su agringado español ahora tenía un divertido acento caleño. Al igual que Alvarito (el Enano) David era un súper bacán. Creo que de los que leen este Blog, salvo dos personas, ninguno lo conoció. No era gran compadre mío, pero sí de la Familia Rivera, “de la Familia”. Del Rivera. Sin embargo compartimos y nos abrazamos como “compas” las pocas veces que nos vimos.

Con él ya son cinco “contemporáneos” que se han ido. Y esto me pone a pensar mucho. Sobre el vivir. Sobre el tener sueños, sobre el vivirlos. Sobre el estar solo.

Realmente las palabras se me escapan ahora y sólo puedo pensar en que ellos dos, tanto David como Álvaro, eran personas que siempre sonreían. De esas personas que transmitían ganas de vivir. Siempre.

Ahora miro la frase final de lo escrito esta mañana y me siento incómodo:

...Hay días en que entre estar muerto y estar vivo no existe alguna diferencia”.

Y ahora noto una inmensa diferencia. La diferencia entre estar muerto y estar vivo es una sola, y esta es simplemente, querer vivir...

Es paradójico que ahora me venga a la cabeza una imagen particular de la última vez que nos vimos...

El gringo cambiaba una palabra de la canción mientras cantaba con nosotros...

Sometimes I feel like I don't have a partner
Sometimes I feel like, my only friend...
Is the city I live in The city of Angeles
Lonely as I am Together we cry...

Mientras recuerdo intento cantar pero se me va la respiración. Simplemente Bye bye gringo maluco. Porfa’ compa, salúdame a los otros. Que a todos se les extraña. Muy buen viaje, de corazón...!!!!

“...I never worry... now that is a lie...”

I don't ever want to feel
Like I did that day
Take me to the place I love
Take me all the way...”

Pablo T.

2 comentarios:

Oscar Fernando dijo...

Sin palabras... Ha pasado una semana y un día. El Domingo hace 8 días cerca de las 7 pm recibí la noticia y fue automática la llegada de la infinidad de recuerdos, todos buenos, irrepetibles, y automática también la soledad que apareción sin ser llamada. Viejo David, Gringo, Gringo Maluco... Jaja! Hermano, ten por hecho que sigues por estos lares en los corazones de muchos, en la humanidad de muchos e indudablemente en la alegría de muchos, porque esa es la forma en que te recordamos. Un abrazo pa que lo lleves a donde tu viaje indique... Saludes a los que arrancaron antes que vos.

Anónimo dijo...

hola
psss esta reflexion o pensamiento me encnto y qiero qe sepa ese chavo ke loescrivio qe es muy bonito todo qe mi nombre es andrea del karmen y ke sepaqe jescristo esta con el ante tods las cosas