martes, 23 de diciembre de 2008

Una serie de escritos desafortunados...

Una serie de escritos desafortunados...
Un saludo y tres... ¿Poemas?

Ayer sonó el "ding-dong" del timbre de la casa y salí a mirar. "Sí a la ordennnn". Un hombre con cara de aburrido dijo: "Vengo por el directorio del año pasado...".

¿¡Año pasadoooo...!? ¿Pero a qué hora se volvió éste el año pasado? Si apenas hace un par de meses me estaba comiendo las doce uvas con los cuatro deseos triplicados de siempre. Son cuatro porque mi pobre imaginación llega a sólo ese número de peticiones:
Salud, dinero y... mmm...
Salud, dinero y... mmm...
Salud, dinero, “eso” y tranquilidad (¿felicidad?). En la quinta uva repito el ciclo.

Se volvió a acabar el año y, como hace un año y otros más, vuelvo a sentir esa extrañeza parecida a fastidio que me despierta la época. Insisto, como hace 12 meses, que para mí es un sencillo cambio de año. Un descanso que apenas se acerca a un renacimiento pero como cierre de ciclo, algo semejante a lo que nos debería recordar la versión original, Druida, del árbol. ¡Siémbralo, no lo tales pa’colgarle bolitas de cristal...!

Al acabarse el año todos quieren (¿queremos?) escribir una carta de buenos deseos y esas cosas pero la cosa es que no a todos les surge tan fácil. Sobre todo si se quiere hacer algo original y alejado del clisé navideño. Otros hacen un recuento de lo sucedido en el año. Yo lo intenté en el fin de semana recogiendo apuntes de las anotaciones escritas sobre política y demás. Llevaba un par de párrafos al respecto y, viendo que el zootecnista boyaco hacía lo mismo en su “Mundo”, me desanimé y postergué el recuento para el otro año. Es más, el noticiero lo está haciendo en este mismo instante que digito en el teclado.

Quiero escribir pero al parecer la época me cohíbe. Comúnmente es así. No quiero escribir una carta, ni un poema, o un cuento. Ni siquiera un villancico de carranga. Simplemente quiero escribir. Bueno, lo del recuento sí, pero será el otro año.

Pero bueno... Hay días en los que las frases brotan y pululan en la mente como si fuesen ávidos y lujuriosos conejos. Hay días en que el romanticismo nos aflora con “sólo respirar el aire suave de la mañana”. Y hay otros en que definitivamente ellas, las palabras y sus frases, no se asoman ni mentándoles la mamacita para que salgan. Estos han sido de esos días, de los segundos...

El sábado quise escribir un poema, el domingo un recuento, el lunes una canción y hoy un mensaje de saludo que, la verdad, apenas si acerca a "Quiubo ¿qué más?".

Dejémoslo de ese tamaño. Los saludo y ya. Porque sé que hay muchos(as) que leen estas NOTAS virtuales (sobre todo en los múltiples desparches de vacaciones) y que esperan hallar algo interesante en las mismas. Algo dejaré. Un saludo para todos y todas. Que coman harto, ya bajarán esos kilos extras con las alzas del otro año. Siembren manquesea una matica de cebolla. Que saluden a sus cuchos y toda su jámili pero, sobretodo, que si viajan, les recibo colaciones y alcohol de sus tierras maternas pa'cuando vuelvan.

Anexo pues, como para expiar la atención soportada a ésta nota, un par de escritos desafortunados surgidos en ésta temporada. Incluso adjunto también otro po-po-ema antiguo que refleja algo de mis sentimientos decembrinos. Como para que no digan que yo no tengo también mi corazoncito.

He aquí mi vena romántica.

Ah... y que muy “merris las crismas” y muy “japiniullear”.

Un abrazo...

Pablo T.

Post Scriptum:

Etiquetados en ésta Nota: Nadie, pero imaginen un par de decenas...!

La "Navidad" no es de mis afectos pero el encuentro con la jámili y con los compas sí lo es... Por ello, gócencela toda. Donde quiera que estén...

Pa' las de Medallo, pa'chamozuela, Neiva, Boyacá, los llanos y toda la Sabana. Pa'los que están por Francia, Argentina, España, México, las Unites o Brasil. Uno particular pa'los compas Bucaros... (Yo veré el "Superior" Don Bombi...!) Pa'toda la Fauna de Fábula. Pa'los de Teatro, Cuentería y la Música. Pa'la gente de Alud. Pa'las hermanas, hijas y novias (virtuales o reales). Pa'los primos... y todos en general.

Recuerden lo de las colaciones y el alcohol... FIN del P.S.

----------------------------------------------
Los poemas cojos o truncados...
----------------------------------------------

Poema Trunco I

Hoy desperté recordando el aroma de tu piel...

La joda es que al despertar no recordaba con quién había soñado.


Poema Trunco II

Cuando pienso en ti lo olvido todo...

¿De qué estaba hablando?

----------------------------------------------
...y el po-po-ema antiguo.
----------------------------------------------

Apología Escatológica (No apta para románticos)

Te odio.

Me he cansado del dolor disfrazado de bienestar.
Tu malestar, tu angustia, tu maldito silencio.
Cada horda de vejámenes,
tus actos,
todas tus sonrisas,
se concentran en mi interior
como un vacío y una inercia.

Suciedad de sociedad.
Palabras llenas de invenciones y mentiras
verdades a medias
que producen en mis vísceras
la más completa desazón.

Los dolores que hoy me produces
hacen obligarme a alejarte de mí,
a sacarte de mi alma, de mi ser, de mi interior...
Me produces náuseas,
me duele el bajo vientre,
la cabeza...
Frunzo el ceño
y una lágrima recorre mi mejilla.

Lloro, grito, me quejo y te vas.

Tu recuerdo cae en medio de un silencio séptico y frío.
Te veo.
Tu silencio.

Bajo la palanca del inodoro
y todo el recuerdo de mi vida contigo
huye oscuro,
entre círculos,
hacia un túnel perdido en la nada.
Que va hacia el vacío.
A la mierda.

(Enero 24 del 2006)


Pablo T.

2 comentarios:

Julian Virguez dijo...

yo tambien me quedo sin deseos despues de la cuarta uva.
merry sus critmas

Anónimo dijo...

WOOWWW....,E REBORE ESTE TE ODIO...