domingo, 23 de marzo de 2008

Exijo una Explicación: Viendo el Festival de Teatro...!

Fotografías (Archivo Personal):
(1) Tambores de Fuego - España
(2) Lluvia de Violines - Francia
(3) Juan Madrigal - Costa Rica.
Acaba nuevamente otro Festival Iberoamericano de Teatro y vuelvo a sentir el mismo sabor amargo de no saber qué pasó.

Hace dos años, por una des-o-a-fortunada coincidencia*, estuve enterado de unas cuantas funciones del Festival Alternativo. Ésa versión me pareció que fue realmente una alternativa de funciones teatrales a precios asequibles para el público del común. Vi como seis funciones de sala. Este año estuve alejado totalmente, así que no supe cómo le fue en esta versión a ese festival. Lo que alcancé a ver no me llamó la atención. Por lo menos en lo relacionado a talleres se veía bastante flojo, comparado con lo que vi hace dos años.
*[Ese año programé la Muestra de Cuenteros y fue un complique el macho]
Como del Alternativo nada sé, paso al otro, al “Oficial”. Esa palabra, como diría el Doctor Chapatín, “me da cosa”. Esa palabra deja mucho qué decir, la “versión Oficial”.

Cualquiera que haya tenido dinero para asistir a alguna función paga lo felicito. Ojalá haya disfrutado de algo bueno, porque yo; como desempleado del común que no ahorra ni invierte un peso en su disfrute cultural; de los que se entera que hay Festival de Teatro porque un día notó que las calles se llenaban de pancartas con logos del festival y veía “informes” en los noticieros donde los “famosos” aconsejaban “tal o cual” función; yo, que soy de esos que desafortunadamente no podemos ser personas con Estilo (RCN), tuve que conformarme con las funciones de “Teatro” callejero (nótense las comillas). ¡Qué mal! Hace dos años vi un par de cosas que me parecieron malas pero éste año nada me pareció bueno...! Miércoles...! debo estar envejeciendo o definitivamente esos espectáculos son cada vez menos especta y en cambio sí cada vez más... ç&%$...

Comencemos porque realmente no es Teatro Callejero sino meramente espectáculos callejeros. Recuerdo algunas funciones de los pasados festivales, hace restosss, y la calidad ha desmejorado, también restosss... Este año trajeron trabajos de Bélgica, Polonia, Francia, España, etc. Algunos bastante costosos por cierto. Por ejemplo el de “Lluvia de Violines” es apenas una “llovizna espanta bobos” (como diría mi agüelito). No hay duda alguna que es todo un “espectáculo”, la parafernalia del móvil gigante y la utilización de la grúa para el desplazamiento del móvil, que el camión con los rockeros disfrazados tipo KISS y todo eso... Pero ¿qué FUNCIÓN tiene esa Función? No lo sé. No me cuenta nada. Pareciera que no hubiese comunicación entre los que tocan abajo y los que están colgados allá arriba. Unos vestidos como soldados de plomo, otros rockeros y los colgados con estilos barrocos. Con ese presupuesto y parafernalia cualquier grupo de teatro de barrio, bogotano o caparrapiano, habría tenido mayores ideas para “contar algo” con esas mismas herramientas.

Por ejemplo las quijotadas de Polonia poseen unas herramientas muy bacanas pero de 1000 personas que lo hayan visto no creo que haya 5 que me puedan explicar la obra. Es más, muchos no supieron nunca que tenía algo que ver con el Quijote. Para mí los actores parecían muy incipientes, sin cuerpo de actor. Aún el Gordo Benjumea, cuan Gordo era, al intentar hacer danza contemporánea lo abría hecho con una actitud corporal más clara y elegante que los ojiclaros que estaban allí en escena. Nada que ver con el Quijote de hace 6 años (creo que de un grupo Español) que tenía estructuras de fuego y otras cosas más.

Ay, los de Bélgica, con sus cuatro estaciones, hágame el favor. El nombre de la obra lo remite a uno a las Cuatro Estaciones de los zancos estáticos y flexibles (de Australia o Canadá, no recuerdo) de hace como ocho años y otros franceses de hace cuatro. Aunque, claro, el conflicto con esta función no es el presupuesto malgastado sino la poca capacidad logística del Festival para amplificar el sonido de tres (o cuatro?) personajes que si se escuchan a 5 metros es mucho decir.

En los informes en directo en el noticiero que presentaba Margarita Ortega en (Canal 13), y en otros pocos directos de calle que hicieron Caracol y RCN, se veía a un(a) “periodista” diciendo sobre “lo bueno que la pasa uno en los espectáculos de teatro callejero”, “vengan que está buenísimo”. Pero se veían de un perdido y de un aburridor esas dizque funciones...!!!

No sé. Ya me desanimé hasta de seguir escribiendo. Lo único que puedo decir es que esto cada vez se me parece más al Circo Romano (con el perdón de los cirqueros), al mero “pan y circo”. Puro espectáculo vistoso sin sentido, ni comprensión, para que el “pueblo” crea haber visto algo de teatro y que como es bruto pa’qué preocuparse por entender.

Já... esto me recuerda un episodio con una de nuestras primeras funciones de Teatro Alazar a comienzos de este siglo. Estábamos en un festival juvenil en Nocaima y nosotros éramos los “universitarios invitados”. Caro Cifuentes, que era la cara del grupo en ese momento pues era casi oriunda de la población, había sido invitada (con nosotros) por la organización porque había pertenecido a su grupo. Cuando terminó la función ella quiso agradecer la participación, con algo de humildad, indicando que ese trabajo se había hecho “así o asá” y simbolizaba... “blablablá”. De pronto algún(a) joven de alguno de los grupos le hizo saber que no eran tan niños como para que les tuvieran que explicar la función. Nuestra reacción estuvo entre el asombro y la risa. Pero ahora quisiera tener cerca a quién haya preguntado pa’decirle: “Sumercé qué sí sabe, ¿me puede ayudar?” Porque es que viendo lo que hubo de Teatro callejero este año debo citar al gran filósofo chileno Condorito: Exijo una explicación...!

PD: Aclaro que aún no he visto la función de cierre y no pude ver “El Jabalí” de Chile. Sin embargo sí he de acotar que las funciones de cuentería tuvieron una muy gran acogida. La que hicieron todos los extranjeros en el Parque Nacional fue la chimba”, muy buena, re-bonita. Es curioso que en pleno Festival de Teatro tengan tanta acogida las funciones de cuentería. No se puede negar, en todo caso, que tienen un público grande y, en muchas ocasiones, más fuerte que el teatro... Pero bueno, eso es otra cosa...




Pablo T.

2 comentarios:

Andrés Morán dijo...

Yo vi de las funciones por las que había que pagar en el Festival "oficial". Me invitaron y por eso no puedo decir nada malo. Por eso y porque amo a la persona que me invito. Pero sí puedo hacer ciertos comentarios: vi dos de las que más utilizaban parafernalia, y también quedé con la sensación de que no tenía nada que ver con la oferta inicial de obra teatral. Me parecio mucho circo, poca historia, mucha plata, mucho talento circense, poco concepto y pobres ejecuciones en los libretos e hilos conductores.
Lastima... al menos nos traen algo. Podría ser peor.

Gabriela Montoya dijo...

"si la gente quiere ver sólo las cosas que puede entender, no tendrían que ir al teatro: tendrían que ir al baño."

Bertolt Brecht
poeta alemán